Los nombres de Monte Albán en la tradición

Juan de Dios Gómez Ramírez. Binigulazáa / AIPIN

IMAGEN 5

Uno de los documentos más antiguos de la época colonial que nos da el nombre de Monte Albán lo menciona Alfonso Caso en su libro El Tesoro de Monte Albán, en el que cita el Diario curioso de Juan Antonio de Rivera: “… Año de 1678… murió el Obispo Mantecoso de Oajaca, célebre por haber hecho una fuente de agua muy delgada que destila el (cerro de) Monte Albán, inmediato al sur de la ciudad.” (Caso 1969: 15) Y que se corrobora cien años después por Eugenio de Ybarra, en 1777. Explica que: «Al sur y a la distancia de un cuarto de legua de esta cabecera se ubica (el cerro)  que llaman Chapultepec donde en una de sus cañadas se halla una fuente de agua que llaman de Monterroso, de que beben muchos vecinos de la ciudad de Antequera, por ser mejor que la de las pilas de ésta. Junto a este cerro se halla otro más elevado que nombran Montalbán, este y aquel se van uniendo con la hacienda de Montoya… por haber allí un pueblo antiguamente». (Ybarra 1777: 245)

Joseph Whitecotton atribuye a Leopoldo Batres, quien estuvo en Monte Albán en 1905, la versión de que “Una interpretación más probable es que Monte Albán fue bautizada por el conquistador español del valle, Francisco de Orozco, quien previamente había servido en Italia. Hay muchos lugares similares en la península italiana, incluyendo las colinas albanas cerca de Roma, Monte Albano en Toscana.” (Whitecotton 1985:51)

LA MONTAÑA SAGRADA ENERO 2011 (3)

El escritor zapoteco Wilfrido Cruz coincide con esta apreciación que le atribuye “comparaciones geográficas e históricas”, pues hay “lugares de igual o análoga  comparaciones  en otras partes del mundo, especialmente con el famoso Albo de Lacio, en cuyas cercanías elevó sus muros Alba Longa, la antigua rival de Roma”. (Cruz  1946: 158) El historiador Maarten Jansen, ve probable que “Monte Albán pertenece a la categoría de topónimos americanos establecidos en la época colonial temprana que fueron tomados de los llamados libros de caballerías medievales.” (Jansen 1998: 67)

En torno a la hipótesis  de un antiguo propietario con el apellido Monte Albán, Alfonso Caso señala “No se tiene seguridad de dónde le viene a Monte Albán su nombre. Lo que me parece más probable es que el cerro, en el siglo XVI, halla pertenecido a un español llamado Monte Albán, pues hubo varios de ese nombre.” (Caso 1969: 14)

El investigador oaxaqueño Javier Castro Mantecón, en su escrito “El nombre de Oaxaca y su origen” publicado en 1982, declara en una entrevista “Llegó un individuo y sentó sus reales en Sta. María Atzompa  de apellido Montealbán… y como este señor tenía amplios dominios, tal vez le correspondía lo que actualmente está considerado como Monte Albán. Eso fue en los años de 1600. Según esta versión, de allí parte el origen de su nombre.” (Bustamante 1992:16) El texto es una cita que rescata el Dr. Juan I. Bustamante, en su acuciosa investigación “Sobre el nombre de Monte Albán” publicado en 1992.

LA MONTAÑA SAGRADA ENERO 2011 (13)

El nombre de Monte Albán para los zapotecas

Respecto a los nombres en lengua zapoteca que han prevalecido, el historiador Manuel Martínez Gracida, publica en 1888 su novela histórica «El rey Cicijoeza y su familia», donde le da a Monte Albán el nombre zapoteco de Danni Dipaa: Cerro Fortificado (Martínez 1888: 102). El Prof. Abraham Castellanos narra sus impresiones de una excursión a Monte Albán a finales de 1895, en compañía de sus amigos el Dr. Sologuren y el Lic. Belmar, convirtiéndose en un importante testimonio histórico titulando su ensayo como Danni Dipaa: Cerro de la Fortaleza. (Castellanos 1989: 7). El insigne escritor  zapoteco Wilfrido Cruz, escribe un breve y sustancioso ensayo titulado “El nombre de Monte Albán” en el libro “Oaxaca recóndita”, aportando los nombres de: Danibéeje: Cerro del Jaguar o Danibáan: Cerro Sagrado. (Cruz 1946: 163)

En 1990 el cronista José María Bradomín, que fue el seudónimo del escritor Guillermo Villa Castañeda, nos relata en su leyenda de cosmogonía “El sacrificio de Cocijo”, en el que trata de un mito sobre el origen del fuego, lo que ocurre en Danni Guí, (Cerro del fuego) o Danibán (Cerro santo y funerario), es decir en Monte Albán. (Bradomín 1990: 14). Whittaker, citado por Jansen, menciona que un habitante de Zaachila da el nombre de Dhanya’gach, Cerro de la Piedra preciosa (Jansen 1998: 74) o Taniquiecache según el vocabulario de Córdova de 1578.

LA MONTAÑA SAGRADA ENERO 2011

Averiguando este punto le pregunte a mi amigo Javier Castellanos, notable lingüista y escritor en su lengua materna, xtillabe o zapoteco, si en su comunidad le daban un nombre a Monte Albán. respondiéndome que no había escuchado que se le nombrara de algún modo. Sin embargo, comentó haberse encontrado a un paisano que lleva muchos años viviendo en la ciudad de Oaxaca, dedicado a vender paletas en el Centro Histórico, a quien preguntó si había escuchado en el pueblo algún nombre para Monte Albán. El entrevistado le respondió que de qué cerro se trataba, y después de explicarle que era donde estaba la zona arqueológica, su paisano se quedó pensando un momento, luego le respondió: ¡Ah! ¿Te refieres a shia’a turists, donde suben camiones con turistas? Pues, shia’a es la manera de decir cerro en Yojovi, comunidad de la Sierra Juárez. Así había surgido un nuevo nombre dado por la actividad turística de Monte Albán. (Castellanos 1995:153) En Yojovi se reconoce el término Monte Sagrado: ya’dao.

Nuestro buen amigo Eloy Ramírez Rodríguez, originario de Laxopa comunidad zapoteca de la Sierra Juárez, tuvo la generosidad de proporcionarnos otro nombre que le dan a Monte Albán en aquella región, denominándole: Ya’iban o Cerro de la Vida.

Es muy probable que en muchos pueblos de Oaxaca y Mesoamérica hayan preservado la memoria de esta gran acrópolis y quizá tengan algún nombre en sus lenguas vernáculas para evocarla, pero con el pasar del tiempo se han venido quedando en el olvido. No descartemos la probabilidad de que aún se preserven otras versiones con el que siguen nombrando a Monte Albán.

LA MONTAÑA SAGRADA ENERO 2011 (25)

El nombre de Monte Albán para los mixtecas

El pueblo mixteco o Ñuu sabi se asentó en los valles Centrales quizá un poco antes del año 1,000 de nuestra Era. En Monte Albán habían cesado sus actividades cotidianas de la época de auge, pues se ha constatado que desde el año 700 no se construía edificio alguno, su población disminuyó hasta casi desaparecer y unos años antes de la entrada de los españoles a Valles Centrales, los mixtecos se habían apoderado de Monte Albán y varios pueblos zapotecos, entre ellos Zaachila, su capital y sede política.

Alfonso Caso, tenía su propia versión para Monte Albán, llamándolo en mixteco Yucucui, Monte Verde(Caso 1969: 14). Wilfrido Cruz, en su escrito sobre los nombres de Monte Albán  aporta un nombre en mixteco con que se conoció el lugar, como Yucu Oco-Ñaña: Cerro de los Veinte Tigres. (Cruz 1964: 159) Aunque algunos hablantes de esta lengua interpretan el termino como Cerro de los Veinte Coyotes o fieras.

LA MONTAÑA SAGRADA ENERO 2011 (11)

Al respecto, Jansen hace las siguientes observaciones: “Esta referencia ha sido la base para que muchos afirmen que Yucu Ocoñaña sea el nombre original de Monte Albán. Ocoñaña parece ser el nombre de un rey mixteco prehispánico de Teozacualco en la Relación Geográfica de ese lugar (Acuña 1984) Alfonso Caso identificó a dos reyes con tal nombre ‘Veinte Jaguares’ en los códices mixtecos… de la dinastía Teozacualco, que ha de ser al que se refiere la relación Geográfica. (Jansen 1998: 70)

Algunos investigadores en la búsqueda de las ciudades míticas del antiguo México, suponen la posibilidad que la misteriosa ciudad, Tamoanchan, “Se desciende a su hogar”, (López 1994: 87), ciudad origen de muchas naciones mesoamericanas, se trata del propio Monte Albán, por su antigüedad previa a Teotihuacan. Al igual que hay quienes suponen que la temida ciudad maya del inframundo: Xibalbá (donde reposan los muertos), mencionada en el popol wuh, haya sido un gran reino cuya capital estuviese asentada en Monte Albán (antes del surgimiento de Mitla – Liobaa, Lugar de descanso), a donde acudieron los gemelos Hunahpú y Xbalamceh, convocados por los señores de Xibalbá; lugar en el que fueron sometidos a peligrosas pruebas en las 6 casas y a sostener con sus anfitriones un juego de pelota, pruebas de las que salieron vencedores. Incluso, se ha sugerido que Monte Albán  se trate de la antigua ciudad quiché de Mukinsahchan. (Jansen 1998: 67)

De lo que si estamos seguros es que aún no existe la última palabra, respecto al nombre o nombres de Monte Albán, pues algunos de ellos los debió tener en ciertos períodos o quizá sólo correspondieron a algún “barrio” o “Casa” por lo que todas los nombres, son igualmente válidos, pues nos ayudan a mirar la importancia de esta primigenia acrópolis a través de casi 1,500 años de ocupación humana y un poco más de mil años de abandono, hasta nuestro presente.

LA MONTAÑA SAGRADA ENERO 2011 (26)

 BIBLIOGRAFIA

ALFONSO CASO. El Tesoro de Monte Albán. INAH/SEP. México. 1969.

ANTONIO EUGENIO DE YBARRA.  Santa María Villa de Oaxaca. En: Relaciones geográficas de Oaxaca 1777-78. MANUEL ESPARZA editor.  CIESAS: IOC. Oaxaca, Méx. 1994.

JOSEPH W. WHITECOTTON. Los zapotecos príncipes, sacerdotes y campesinos. FCE. México. 1985.

WILFRIDO C. CRUZ. Oaxaca Recóndita. Ed. Del Autor. México. 1946.

MAARTEN JANSEN. Montealbán y Zaachila en los códices mixtecos. En: The Shadow of the Monte Albán. CNWS PUBLICATIONS VOL. 64, Leiden, University, The Netherlands. 1998.

JUAN I. BUSTAMANTE. Sobre el nombre de Monte Albán. En: Temas del pasado oaxaqueño. Ed. Tule. México. 1992.

ABRAHAM CASTELLANOS. Monte Albán. Danni Dipaa. Cerro Fortificado. Ed. Obra Negra. Oaxaca. 1989.

MANUEL MARTÍNEZ GRACIDA. El Rey Cocijoeza y su familia. Edición del autor. Oaxaca. 1888.

JAVIER CASTELLANOS MARTÍNEZ. Diccionario Zapoteco – Español. Zanhe Xbab A. C. Oaxaca, México. 1995,

GABRIEL CABALLERO MORALES. Diccionario del idioma mixteco. Universidad Tecnológica de la Mixteca, Oaxaca. 2008.

ENRIQUE MENDEZ MARTÍNEZ. Historia de Zaachila, Cuilapan y Xoxocotlán. Ed. Instituto Cultural Oaxaqueño FORO. 2007

MARY ELIZABETH SMITH. Picture writing from ancient southern Mexico. Mixtec place sings and maps. Oklahoma, 1973.

ALFREDO LÓPEZ AUSTIN. Tamoanchan y Tlalocan. FCE. México. 1994.

LA MONTAÑA SAGRADA ENERO 2011 (9)

Anuncios

Acerca de ecochac

Realizamos actividades de ecoturismo educativo con el propósito fomentar una cultura por el cuidado y conocimiento del medio ambiente y así revertir los efectos de la deforestación y el cambio climático. Promovemos la reforestación con especies vegetales nativas y la protección de la fauna silvestre. Realizamos con escolares y grupos organizados Talleres de Cultura Ambiental a través de caminatas y recorridos por áreas de interes natural e histórico como Monte Albán, Atzompa y otras zonas arqueológicas de los Valles Centrales; así como museos comunitarios y proyectos de ecoturismo comunitario.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los nombres de Monte Albán en la tradición

  1. Estoy haciendo un estudio sobre este tema y me ha venido genial!
    Un saludo
    Aurora

  2. Jesus solis Ramirez dijo:

    no hay historiador que tenga seguridad de la historia de este lugar tan hermoso
    yo sugiero a todos los mexocanos que ayan Ido a ese lugar que difundan y cuiden de el cuando esten ahi es patrimonio de la humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s